BarçaGate: corrupción, redes y reputación

La reputación corporativa puede ser entendida como la punta de un gran iceberg del que solo se aprecia una pequeña parte, pero que se eleva…

Victoria Carrillo Durán


La reputación corporativa puede ser entendida como la punta de un gran iceberg del que solo se aprecia una pequeña parte, pero que se eleva sobre una gran masa de elementos tales como la identidad, la imagen, los comportamientos, la cultura corporativa y la responsabilidad social corporativa de las organizaciones.

La reputación corporativa se construye a través de las relaciones que tiene la organización con sus grupos de interés, con el fin de generar más valor. En esta línea, la reputación corporativa se puede visualizar como un puzzle compuesto por diversas piezas. La gestión integrada de estas piezas genera la buena reputación.

Así, la reputación es consecuencia del equilibro entre los mensajes emitidos y las acciones realizadas por todas las áreas de la organización (1). La homogeneidad de estas partes, así como las relaciones entre ellas, son esenciales para mantenerla.

En un principio, la creación de la reputación se reducía a utilizar los medios de comunicación para trabajar la opinión pública y que, de alguna manera, esta influyera en las empresas y en sus inversiones, pero esta tarea se ha complicado radicalmente con la llegada de las redes sociales.

En este caso, los medios sociales han roto los esquemas y el modelo tradicional de gestión de la reputación. En el pasado, estaban claras las variables, en el presente, las interacciones se han multiplicado y han escapado al control del propio emisor, generando un mensaje que lejos de ser positivo puede ser muy negativo para la institución de la que se trate.

En este caso, estamos ante un caso de mala gestión de las redes sociales que contra todo pronóstico ha repercutido negativamente sobre la imagen y la reputación de uno de los clubes de fútbol más importantes del mundo entero, el Fútbol Club Barcelona.

El caso BarçaGate ha sido la punta de ese iceberg que ha puesto al descubierto la fragilidad de la reputación y la potente malignidad de las redes sociales, que lejos de estar controladas, han jugado en contra del propio emisor. El poder de las redes y la confianza ciega en ellas, por parte de la cúpula de este club de fútbol, ha hecho perder el control sobre la imagen del club, lo que ha provocado la derrota de su cúpula directiva y la caída de la imagen en el corto plazo y de la reputación en el medio plazo.

Para entender mejor el caso que nos ocupa, siguiendo a Sergi Solé mostramos una cronografía de los hechos más relevantes del BarçaGate (2):

• 2017. I3 Ventures es contratada por el Barça para monitorizar y crear estados de opinión favorable. El coste de los servicios fue de un millón de euros repartidos en seis facturas inferiores a 200.000 euros, mínimo exigido para ser aprobadas por la junta directiva, de modo que se sorteó el control interno de estas facturas.

• 17 de febrero de 2020. En la radio deportiva se destapó el caso BarçaGate. El origen está en que la empresa contratada vertía comentarios para desprestigiar a jugadores, exjugadores y personajes del entorno del club en las redes sociales. Entre ellos, estaban Leo Messi, Gerard Piqué, Pep Guardiola y Joan Laporta (como se puede ver en los “post” añadidos al final de este documento). Además, generaba estados de opinión favorables hacia su entonces presidente Josep María Bartomeu.

• 18 de febrero de 2020. El estallido del caso provocó la rescisión de los contratos con I3 Ventures y una crisis en la propia cúpula del club que se dividió en dos, los partidarios de Josep Maria Bartomeu y los no partidarios.

• 19 de febrero de 2020 se encargó una auditoría a PriceWaterHouseCoopers (PwC) cuyos resultados se conocieron en julio de 2020. Aunque la auditoría exculpó al club de corrupción, sí constató ciertas irregularidades. Además, PwC establece que los trabajos realizados ascienden a 620.000 euros, cifra menor que los 947.000 pagados.

• 21 de febrero de 2020 se decidió adelantar un año las elecciones con una división en la cúpula del club que acabó en la dimisión de parte de esta. El mismo día se acordó la suspensión de Jaume Masferrer, jefe de Gabinete de Presidencia, que había asesorado a Josep Maria Bartomeu para la contratación de esos servicios.

• 27 de octubre de 2020 dimite Josep Maria Bartomeu y su junta directiva.

• 1 de marzo de 2021 se ordena por la justicia la inspección de las oficinas del Barça, que acabó con la detención de Josep Maria Bartomeu.

• 7 de marzo de 2021 se celebraron nuevas elecciones. Gana Joan Laporta, antiguo presidente de la entidad.

• 11 de marzo de 2021 se levanta el secreto de sumario.

Como el nuevo presidente del club ya declaró el 1 de marzo de 2021, “Estos hechos perjudican enormemente a la imagen y reputación del club” (3).

Ciertamente, Según la Cadena SER se comprobó que la empresa de big data contratada tenía cuentas no oficiales desde las que se lanzaban las difamaciones, a la vez que se dedicaron a proteger la imagen de Josep Maria Bartomeu, aun atacando a personas del propio club (4). Los mensajes se ensañaron con jugadores de la plantilla actual del Barcelona, como Messi o Piqué. También contra exjugadores como Xavi, Puyol o Guardiola y Joan Laporta (nuevo presidente).

El club gastó casi un millón de euros en este trabajo, cuyo pago se dividió en seis facturas para que fueran pagados por diferentes departamentos de la entidad, sorteando así los controles habituales.

Desde el club admitieron la contratación de estos servicios, pero no se hicieron responsables de las publicaciones en tono negativo, siendo su interés, tal como figura en el comunicado de la entidad, velar “por proteger y preservar su reputación, así como la de aquellas personas vinculadas al Club (patrocinadores, jugadores, directivos, socios, peñistas…), en la medida que la protección de esta reputación es un elemento primordial y un deber irrenunciable para los que trabajan por la Entidad” (4).

Ejemplos de post negativos sobre jugadores o antiguos dirigentes:


Josep Guardiola


Antonela Rocuzzo, mujer de Messi


Jaume Roures


Gerard Piqué


Referencias

1. Carrillo-Durán, M.V.C., Castillo-Díaz, A., & Tato-Jiménez, J.L. (2008). El “valor” de lo intangible”: la gestión de la reputación corporativa. Observatorio (OBS*), 2(4), 239-254.

2. Solé, S. (2021). ¿Qué es el ‘Barçagate’? Cronología del caso que acabó con la detención de Bartomeu. Mundo Sport (02/03/2021).

3. Europapress (2021). Laporta: “Estos hechos perjudican enormemente a la imagen y reputación del club”. Europapress (01/03/2021).

4. Cadena SER (2020). “Las pruebas que demuestran que I3 Ventures está detrás de las cuentas no oficiales del Barça”. Cadena SER (17/02/2020).

Relacionados: